Última Hora

Una dulce abuela cuidando a sus nietos, vivió diferentes experiencias mientras ellos empezaban a caminar.

A uno le fracturó un brazo sin culpa por halarlo para que no se cayera, y otro le dejó la espalda adolorida por tanto andar agachada cuidándole sus primeros pasos.

Por esas razones doña Elizabeth, confeccionó una prenda bastante útil para esa etapa, y hoy quiere compartir su idea con usted.

Doña Elizabeth vive rodeada de nietos. Piensa que lo mejor es que cuidados por ella, mientras sus hijos trabajan, pero eso implica estar presente en etapas difíciles, como cuando comienzan a dar sus primeros pasos.

Fue por eso que ideó los caminadores de tela.

Es una prenda que confeccionó, por la necesidad de sus nietos. Le costó bastante llegar al diseño actual, que cumple con características seguras para el niño.

Esto porque estará estrictamente supervisado y guiado por un adulto, además conservará mejor su salud porque mientras explora, podrá ejercitarse.

También favorecerá el día a día del adulto o cuidador.

Es una idea que le permitió hacer más práctica esta etapa y quiso compartirla porque le funcionó de maravilla.