Última Hora

Esta semana también estamos cargaditos de novedades en el campo cinematográfico, Mario Giacomelli, nos trae cuatro películas.

La primera de ellas es una de terror que no me convenció: "La noche del demonio 2".

Mientras todavía se encuentra en cartelera la exitosísima "El conjuro", se estrenó en el país la nueva película del mismo director James Wan, que recordamos también como el creador de la primera entrega de la saga de "Saw" (Juego macabro).

Y bien, esta es la secuela del hito de taquilla que James Wan anotó en el año 2011, "Insidious" su título original.

El argumento es bastante convencional. Aunque parecía haber sido exorcizada en la primera entrega, la familia Lambert sigue siendo acechada por un ente sobrenatural. Es posiblemente un demonio perverso que está tratando de poseer el cuerpo del padre de familia, encarnado por Patrick Wilson.

Curiosamente, el guión se tiñe de tantas referencias a "El resplandor" que por momentos parece una copia maldiestra del clásico de Stanley Kubrick.

Sin embargo, hay unas contradicciones tan evidentes en el manejo de los elementos fantásticos, que "La noche del demonio 2" no merece siquiera ser comparada con "El resplandor".

Es una mala copia de sí misma, reciclando técnicas para asustar que a veces funcionan, pero a veces rozan peligrosamente el ridículo. Sí
hay momentos sugestivos, en este sentido se nota que el director es el mismo de "El conjuro", pero hay también muchas caídas de tono que afectan irremediablemente el resultado global. Un 4 de mi parte para "La noche del demonio 2".

La siguiente película fue muy esperada por un gremio de fanáticos seguidores: "Dragonball Z: La batalla de los dioses".

Confieso que nunca fui un seguidor de "Dragonball Z", la legendaria teleserie japonesa de dibujos animados que suma legiones de seguidores alrededor del mundo. No, en mi caso no tengo el antecedente de la serie y me encontré con una película que desde el puro principio se sumerge en un mundo poblado de personajes pintorescos, sin preocuparse en lo más mínimo por explicar al público qué está pasando.

La trama en realidad se resume fácilmente: relata las aventuras de un valiente campeón de artes marciales dotado de súper poderes, quien reta a un ser supremo, el Dios de la Destrucción, provocando su ira.

La técnica de animación es la misma de hace treinta años: no hay ni siquiera un intento de renovación de parte de los autores de una película que evidentemente apela al sentimiento de nostalgia de un público cautivo. Para todos nosotros los neófitos, queda una sensación de perplejidad, ante una cinta colorida, bastante ágil y un poco estrafalaria, que se deja ver sin pena ni gloria. Calificación mediocre: un 5 para

"Dragonball Z: La batalla de los dioses".

La tercera película de hoy es una comedia de acción con Sandra Bullock y Melissa McCarthy: "Chicas armadas y peligrosas".

En esta película, la diva Sandra Bullock encarna a una estricta agente del FBI, odiada por sus colegas, quien debe colaborar con una policía de Boston, ruda y mal hablada, que tiene las facciones de Melissa McCarthy.

La comediante del momento gana fácilmente el duelo actoral que se de esta entre ambas protagonistas, también porque su personaje es el más simpático y tiene los mejores chistes.

Lo que queda debiendo aquí, es la historia: no hay muchas sorpresas, en la forma en que las dos heroínas colaboran para resolver un caso... y terminan respetándose recíprocamente después de unos cuantos roces iniciales.

Estamos ante una excusa muy débil, para que las dos protagonistas puedan interactuar. Imaginen una versión femenina de las películas sobre policías en apuros, tipo Arma Letal o Bad Boys: aquí están todos los estereotipos del caso, aderezados con un humor simplón que tiende a la vulgaridad innecesaria, así como dicta la moda del momento. El director Paul Feig, quien había dirigido a Melissa McCarthy en la taquillera

"Damas en guerra", mantiene un ritmo dinámico y les da amplio espacio a las dos protagonistas, para que luzcan sus mejores cualidades; pero la verdad es que el guion es bastante convencional y apenas se presta para armar un entretenimiento regular. En cuanto a la calificación, estuve indeciso entre el 5 y el 6... Al final, me decanté por el 6, sobre todo por la simpatía que irradia Melissa McCarthy.

Una producción nacional está dando mucho de qué hablar... Aquí está mi comentario de la mejor película de esta semana: "Por las plumas".

El cine costarricense se impone esta semana con una comedia sencilla y sin muchas pretensiones, pero que sabe llegarle al corazón del público, gracias precisamente a esa sencillez y falta de pretensiones.

Con guión y dirección a cargo de Neto Villalobos, "Por las plumas" relatan las vivencias de un guardián de seguridad quien vive en Puriscal y adquiere un gallo para ponerlo a competir en peleas clandestinas.

Este es todo el argumento de una película que pudo ser mucho más profunda e incisiva en su análisis de caracteres: a veces, sentí que sufre el mismo problema de muchas producciones nacionales, o sea que parece un cortometraje extendido. Aun así, con su ritmo pausado, sus actuaciones espontáneas y su tono entre lo irónico y lo melancólico, "Por las plumas" merece ser recomendada.

Ofrece una visión honesta y desencantada de la situación poco alentadora que se vive en muchas zonas rurales de Costa Rica, donde se vislumbra la falta de oportunidades de crecer y obtener mejores condiciones de vida. Estas son consideraciones que surgen al margen del relato: la película no formula exactamente una crítica social, ni pretende hacerlo.

Digamos que es un valor agregado, que se va plasmando en pantalla a través de la suma de muchos detalles pequeños pero significativos.

Un 7 de mi parte la calificación de "Por las plumas", la mejor película de esta semana... no dejen de varla.
El estreno de la semana

Matt Damon encarna a un militar quien emprende una misión peligrosa en "Elysium", thriller de ciencia ficción con matices de metáfora social.

La acción se ubica en un futuro donde la Tierra está semidestruida, sobrepoblada y con graves problemas de contaminación ambiental.

Solo los pobres viven en el planeta: los ricos residen en una enorme nave espacial, llamada precisamente Elysium, llena de lujos y privilegios.

Esta es la intrigante premisa de esta cinta dirigida por Neill Blomkamp (el mismo de Sector 9), que les comentaré el próximo viernes, en Buen Día. De último, no dejen de revisar mi página de Facebook: Buen cine con Mario Giacomelli.