Última Hora

"Edificios gigantescos que parecen de otro mundo", así lo describe la compañía Emporis, de Hamburgo, Alemania, algunos edificios extravagantes que la empresa desea promover y homenajear.

Son edificios que asemejan guitarras derretidas, parasoles con forma de hongos y hasta OVNIs. La empresa felicita los logros arquitectónicos cotidianos, como esos nuevos rascacielos construidos el año pasado.

"Sin embargo, esta vez sentimos que es hora de realzar estos atractivos a la vista", dice Sarah Krenz, de la oficina de relaciones públicas de Emporis.

Ahora bien, un edificio estrambótico es conocido como “arquitectura líquida”, de acuerdo al informa, son formas geométricas poco convencionales, sin ángulos rectos.

Emporis cita el Experience Music Project en Seattle, conocido localmente como "La Mancha", como primer ejemplo.

Otros son los Golden Terraces en Varsovia, “con un techo ondulante formado a partir de 4.700 elementos separados de vidrio, descansa como líquido congelado sobre el atrio de su centro comercial de múltiples plantas".

Así como se destacan de otros edificios estrambóticos, a menudo producen respuestas imaginativas del público, aunque no siempre son cumplidos.

Mientras el Selfridges Building, un centro comercial en Birmingham, Inglaterra, se conoce como la Colmena por su fachada que parece panal, el Ayuntamiento de Londres una vez fue descrito como un "testículo de vidrio".

Esta lista anticipa la inauguración el próximo año de otro "borrón", la edificación de exhibición de la Foundation Louis Vuitton pour la Création en París, diseñado por Frank O. Gehry.