Última Hora

El descanso es parte crucial para nuestras vidas, pero solo con moderación. Demasiado tiempo en la cama o recostado degrada la habilidad para funcionar de nuestro cuerpo y mente.

Ya diversos estudios demostraron que una mente activa mantiene saludables al cuerpo y al cerebro.

Precisamente nuestro cerebro es como cualquier otro órgano. Cuando se usa envejece mejor, con más salud y mejor funcionamiento.

Por eso la cantidad de tiempo que pasa acostado; si importa.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York le hicieron seguimiento durante siete años a dos mil personas de 65 años a más.

Aquellas que se involucraron en actividades que requerían el uso del cerebro como leer, juegos de mesa, incluso hablar con los amigos redujeron el riesgo de alzhéimer en un 38%.

Por el contrario de cuanto más pasaban inactivos, pereceando en la cama, más lenta era la respuesta de su cerebro a los estímulos y más débil se volvía su sistema inmunológico.