Última Hora

Una pareja de extranjeros salió de su país en busca del paraíso y después de recorrer varios países llegaron hasta Montezuma, tierra de la cual se enamoraron.

Ellos solicitaron dinero a sus amigos para comprar varias hectáreas de terreno para dedicarlas a la conservación.

Doña Karen y don Nicolás ya murieron y en su testamento dejaron el terreno al gobierno con la única condición de que no se permita el ingreso de seres humanos.

La propiedad está bajo el manejo del Área de Protección Tempisque.

Cuenta con una gran riqueza de flora y fauna como felinos, ranas y aves.

La reserva Nicolás Wessberg es un símbolo que todos protegen en Montezuma.

Recientemente asociaciones conservacionistas, el SINAC y los vecinos, inauguraron un sendero interpretativo desde el centro de la comunidad hasta la playa frente a la reserva.