Última Hora

Una legión grande de jugadores hondureños ha vestido la camiseta de los cuatro clubes más grandes del fútbol costarricense.

Roberto “Macho” Figueroa, mundialista de España 1982, jugó con el Cartaginés en 1989.

En 1993, estuvo Ramón Eugenio Flores con Liga Deportiva Alajuelense (LDA), poco tiempo en el equipo manudo pero maravilló con sus goles.

Entre el año 1993-1995, Ciro “Palí” Castillo jugó con Cartaginés y LDA. Con los brumosos fue campeón de Concacaf.

Nicolás Suazo “Nicogol”, se vistió con de florense entre el 94-96. Este es el hondureño con más goles en el fútbol nacional.

El que estuvo más años fue Nahaman González, entre el 1994 y 1999. Jugó con Herediano, LDA y Santa Bárbara.

A ellos hay que sumar la labor de Arnold Cruz, César “Nene” Obando y Cristian Santamaría (Cartaginés), Ninrod Medina y Amado Guevara (Saprissa), Emil Martínez (LDA), Saúl Martínez (Herediano) y en el presente año, Jerry Palacios destaca en la LDA.