Última Hora

En 1985, Costa Rica se jugaba la vida ante Honduras en la ruta al Mundial de México 1986.

Alexander Guimaraes adelantaba a Sele en el estadio Tiburcio Carías de Tegucigalpa. Una derrota dejaba a los nacionales sin opciones de cita mundialista.

Posteriormente, el jugador catracho Betancour emparejaba el marcador, para locura de todos los presentes.

Luego aparece el “Macho” Figueroa, para dar la ventaja a los hondureños.

Por último, se señaló un penal, que el mismo Figueroa se encargó de decretar el marcador definitivo 2-1.

De esta manera, Costa Rica quedó fuera del Mundial de México 1986.