Última Hora

Política

Presidenta firma proyecto de ley para combatir la adquisición ilícita de bienes

Este proyecto de ley que será enviado al Congreso para su pronta aprobación, pretende atacar bienes ilícitos del crimen organizado.

Luis Jiménez Valverde Hace 10/8/2013 1:13:00 PM

Este martes la presidenta de la República, Laura Chinchilla, junto al viceministro de la presidencia y comisionado nacional antidrogas, Celso Gamboa, y Carlos Alvarado Valverde, director general de Instituto Contra las Drogas (ICD), firmaron en Casa Presidencial la Ley de Extinción de Dominio.

Este proyecto de ley que será enviado al Congreso para su pronta aprobación, pretende atacar bienes ilícitos del crimen organizado.

“Hemos determinado que la única forma de perturbar seriamente esta forma de crimen es por medio de la afectación de los recursos que utiliza para su operación. La acción de extinción de dominio pretende declarar la titularidad a favor del Estado de todos aquellos bienes que carezcan de una causa lícita demostrable para su adquisición”, afirmó Carlos Alvarado Valverde.

Un juez de la República sería el encargado de declarar que los bienes, al carecer de causa lícita, tienen que revertir al Estado que es el titular residual de todos los bienes. Los terceros de buena fe son protegidos por esta normativa, pero si una persona adquiere un bien a sabiendas que puede tener causa ilícita, también este bien puede ser extinto.

“Esta legislación nos permite actuar en lo que más debilita a las organizaciones delictivas, como lo son los capitales, el fin fundamental de la ley es combatir en Costa Rica el crecimiento de capitales de forma ilícita. Por supuesto que requeriremos capacitación para esto, por eso debemos empezar desde ya”, agregó la presidenta Chinchilla Miranda.

Para la Presidenta el objetivo principal de la ley es detener las adquisiciones ilícitos, además demostrarle al pais que si se puede combatir la criminalidad. Pero también para la mandataria la experiencia le ha dictado que ni un solo día del año se debe descuidar la criminalidad, porque ahí es cuando las bandas comienzan a operar.