Última Hora

En sólo un día, los delincuentes se robaron dos señales de tránsito que demarcaban la ruta de las nuevas líneas intersectoriales.

El robo y daño de señales de tránsito le cuesta al Gobierno cerca de 36 millones de colones cada año.

En el 2012, se registraron 185 señales atacadas por el vandalismo. De las que sufren daños, sólo el 20% se puede volver a utilizar.

Según las autoridades, los delincuentes las roban por simple diversión o para venderlas en chatarreras y aprovechar el metal.

Reponer las señales de tránsito le cuesta al estado entre 100 mil y 150 mil colones. Pero la sanción por robar o dañar estas señales es de sólo 60 mil colones.

Las autoridades aseguran que aumentar las multas no es la solución, ya que es un problema cultural.

El OIJ tiene una sección dedicada al robo de materiales del Estado y logran devolverle al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) algunas señales.

El robo de señales de tránsito se puede denunciar llamando al 911.