Última Hora

Internacional

Leonardo Patterson será juzgado el jueves por contrabando de arte

El costarricense Leonardo Augusto Patterson será juzgado el próximo jueves en el juzgado de lo Penal número 2 de Santiago acusado de contrabando de piezas de arte a raíz de una exposición...

Agencia EFE Hace 10/7/2013 12:49:00 PM

El costarricense Leonardo Augusto Patterson será juzgado el próximo jueves en el juzgado de lo Penal número 2 de Santiago acusado de contrabando de piezas de arte a raíz de una exposición en Compostela en 1997 y para quien el fiscal pide dos años de prisión y una multa de 60 millones de euros.

Patterson fue capturado por la Interpol el pasado 28 de marzo en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, a petición de la Justicia guatemalteca que lo reclama desde 2008 por los delitos de exportación ilegal de bienes culturales y robo de bienes arqueológicos.

El costarricense, que radicaba en Alemania, fue señalado entonces de haber sacado ilegalmente de Guatemala, a lo largo de más de diez años, al menos 269 piezas arqueológicas mayas, las cuales comercializaba y exponía en diversas galerías europeas.

Según las investigaciones de la Fiscalía, Patterson también poseía piezas arqueológicas procedentes de otros países de América Latina, las cuales habrían sido recuperadas por las autoridades españolas.

Costa Rica también había reclamado 495 piezas de la colección de Patterson, compuesta por unas 1.800 piezas de oro, jade y cerámica de diversas culturas precolombinas de América.

Esta colección se exhibió en 1997 en Santiago de Compostela y luego Patterson la trasladó a un almacén, donde permaneció once años, hasta marzo de 2008, cuando salieron de España más de mil figuras rumbo a Alemania.

Sin embargo, no todas las piezas de la colección, compuesta por máscaras, esculturas en cerámica, oro, joyas y piedras preciosas, salieron de España, ya que quedaron aquellas reclamadas judicialmente mediante comisiones rogatorias de varios países.

Esta semana comenzará a ser juzgado en Santiago de Compostela y el fiscal Antonio Roma, en su escrito con fecha 18 de junio de 2010 remitido al juzgado de Instrucción número 1 de la capital gallega solicita la apertura de juicio oral y que se declare la competencia del Juzgado de lo Penal número 2 por estos hechos.

Las conclusiones provisionales del fiscal sostienen que el acusado introdujo en territorio español una colección formada por más de 1.400 obras de arte precolombino para su exposición en el Auditorio de Galicia en Santiago de Compostela bajo el título "El espíritu de la América Prehispánica", desarrollada entre el 23 de noviembre de 1996 y el 28 de febrero de 1997.

Entre el 3 y 7 de marzo de 1997, añade, se procedió a desmontar la exposición y a trasladar las piezas a la Iglesia de San Domingos de Bonaval y al pazo de Fonseca, donde se desarrolló una segunda exposición entre el 19 de junio y el 30 de noviembre de 1997.

A su conclusión, se depositó la colección en los bajos de un inmueble propiedad de la empresa Mudanzas Boquete en Santiago de Compostela, donde permaneció en una cámara de seguridad hasta el 4 de marzo de 2008.

Las colección aludida accedió a España procedente de Munich el 11 de noviembre de 1996 con un permiso de importación con una vigencia de seis meses, cuya conclusión era el día 20 de mayo de 1997, momento en el que el acusado omitió solicitar del Ministerio de Cultura autorización de importación o exportación de la colección.

Según el fiscal, el 4 de marzo de 2008 el denunciado impartió órdenes para sacar la colección del local en donde llevaba ubicada más de diez años y expedirla con dirección a Munich, fuera del territorio aduanero español, en donde encontraba a la fecha del escrito del fiscal.

La colección alcanza un valor de 53.492.600 euros.

Los hechos, alega el fiscal en su escrito, son incardinables en el artículo 2.1.e) de la Ley Orgánica 12/1995 de represión del contrabando, por lo que solicita para el acusado dos años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y una multa de 60 millones de euros, así como el decomiso de las piezas que habrán de adjudicarse al Estado español, y las costas del proceso.

Como medios de prueba indica el interrogatorio del acusado, las testificales de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la policía alemana, que reseñaron las piezas, por videoconferencia, salvo que el acusado admita la presencia de las piezas en la aduana de Munich; y las periciales de personal del Museo de América, además de varias documentales.

Para el juzgado de Instrucción, el fiscal interesa requerir al acusado para que entregue las piezas, entre otras medidas, y para el de lo Penal diversos trámites para la citación del acusado y la declaración de testigos residentes en Alemania.