Última Hora

Los materiales de desecho, siguen siendo fuente de inspiración para las mentes más creativas.

Esa tendencia de diseñar y construir objetos útiles con lo que estaba destinado a la basura, se fortalece día con día, con ideas sencillas pero novedosas.

Don Miguel es el típico abuelo chineador siempre anda buscando que hacerle a sus nietos para entretenerlos, con ese don que tiene para los trabajos manuales.

También es un hombre de conciencia ambiental, y cuando tiene la oportunidad busca la forma de reutilizar materiales de desecho, ahí deja volar su imaginación.

Es cuestión de buscarle la comba al palo. Cada material tiene una característica especial, que se puede aprovechar para sustentar una necesidad. En este caso, unas sillas y mesas para niños.

Después de ese primer prototipo, las ideas continuaron surgiendo, hasta que el juego de mesa y sillas infantiles, quedaron cómo él quería.

Todo de algo que ahora estaría generando más basura.