Última Hora

Nacional

Según SUTEL, telefónicas señalan a municipios como freno para ampliación de cobertura

Claro y Movistar, las debutantes frente al veterano dueño de Kölbi, parecen en este contexto aún más débiles para hacer frente a la exigencia de los usuarios versus la demanda cada vez más grande y compleja.

Daniel Quesada Hace 10/6/2013 10:04:00 AM

A inicios de esta semana, el renacer de la disputa entre los vecinos del Residencial El Molino en Cartago y la empresa Claro, revivió un conflicto que surgió desde la apertura en telecomunicaciones: la colocación de torres celulares.
Incluso el ICE, con una capacidad instalada robusta y una cobertura cercana a la totalidad del territorio nacional, enfrenta problemas frente a la satisfacción de los usuarios pues la calidad de la señal es regular en la mayor parte del país.

Claro y Movistar, las debutantes frente al veterano dueño de Kölbi, parecen en este contexto aún más débiles para hacer frente a la exigencia de los usuarios versus la demanda cada vez más grande y compleja.

Basta con ver los mapas de cobertura (Movistar, Claro, ICE) de cada una de las operadoras. Los puntos en azul representan los lugares en los cuales esta es calificada como excelente. La realidad salta a la vista, pues son los menos, e incluso, resulta complicado encontrarlo, a excepción del Área Metropolitana.

Los operadores han insistido en que sí existe avance, sin embargo, según la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL), estos mismos señalan una barrera que a su vez desacelera la mejora en el alcance de las redes celulares y el internet móvil.

Eduardo Castellón, vocero de la SUTEL, aseguró que “los operadores dicen que no han cumplido ese plan (de cobertura) porque hay municipalidades que no les dejan poner las torres”.

Castellón recordó casos como el del cantón de Curridabat, donde las telefónicas se encuentran con trabas varias para poder construir las estructuras. Ahí, afirmó, incluso han debido colocarlas en sitios tan inusuales como las partes superiores de los rótulos publicitarios.

Ahí, anteriormente el ayuntamiento pidió que las torres fueran distintas a las convencionales y que se ajustaran a un modelo estético menos abrupto para el desarrollo de la ciudad. El resultado en esa ocasión fueron unas similares a postes de alumbrado público, también con lámpara, pero más altos que los normales.

Los vecinos son, tal como en Cartago, otro freno, pues alegan desde pérdida del valor de las propiedades cuando una torre se suma al paisaje, hasta afectación de la salud producto de las ondas que estas emite.

Carolina Sánchez, vocera de Claro, insiste en que ambos argumentos son falsos, pues, asegura, si esto fuera así no habría torres celulares en ninguna parte del mundo debido a los prejuicios para la salud.