Última Hora

Luis Fallas es un vivo ejemplo de que se puede soñar y triunfar si se trabaja duro para lograrlo.

Él emigró de su natal Pérez Zeledón a los Estados Unidos, adonde llegó en 1995, con la idea de tener una mejor calidad de vida.

Trabajó como mesero y lavando platos en varios restaurantes, hasta que un día alguien le habló de la autorrealización y de la superación personal.

Allí, se dio cuenta que podía ser su propio jefe, tener su empresa de motivación y ayudar a otros a cumplir sus sueños.

Fue así como fundó el centro de superación personal en los Estados Unidos, con sede en Nueva York.