Última Hora

Don Víctor ha sido un hombre de armas tomar. Él se enfrentó a una enfermedad que le cambió su vida por completo, y que además, cambió la forma en que otras personas lo veían.

Víctor matamoros es un paciente ostomizado. Eso significa que por mucho tiempo, tuvo que llevar consigo una bolsa que recogía sus heces.

Don Víctor nos enseña como levantar la cara y sacar lo mejor hasta de las situaciones más complicadas.

Le diagnosticaron con divertículos, que son pequeñas bolsas que se abultan en el colon o en el intestino grueso. Le dieron indicaciones sobre la dieta y por 7 años eso fue lo que hizo, pero un día sucedió lo que tanto le habían advertido.

Dice don Víctor que aunque él sabía que era una posibilidad y estaba preparado para esto, lo más difícil era no resentir la actitud de las personas.

Don Víctor asume su responsabilidad en todo esto, y se ha dado la tarea de aprovechar, lo que sabe ahora, para ayudar a otros que están en el proceso.

Hoy, es parte de un grupo de apoyo en su comunidad en Guápiles y parte importante del tratamiento emocional y médico que en ese centro hospitalario, dan a los pacientes.