Última Hora

Este médico pediatra abandonó la dirección del Hospital Nacional de Niños para luchar en primera instancia por la candidatura del Partido Unidad Social Cristiana.

Fue en mayo de 2013 cuando en una convención abierta, Hernández derrota por amplio margen a su rival Rodolfo Piza, de esta manera, el socialcristiano se convierte en uno de los primeros confirmados para luchar por la silla presidencial.

Hernández rápidamente pasó a ser uno de los principales contendientes del oficialista Johnny Araya, la más reciente encuesta del CIEP de la Universidad de Costa Rica lo ponía de segundo en la intención de voto del total del electorado costarricense con un 12,4%, detrás de Araya con 20,2%

Pero tal como el propio Hernández lo titula en su comunicado de prensa de este 3 de octubre, “La motivación se fue de viaje”. En una dura crítica a su partido y en general a la política costarricense, Rodolfo Hernández renuncia a su aspiración presidencial y a solo 15 días del vencimiento del plazo para incribir candidatos deja ala Unidad Social Cristiana sin postulante a la presidencia.

En su nota Hernández señala textualmente lo siguiente:

Amigas y amigos me lo advirtieron; pero siempre me resistí a aceptar todo cuanto me decían. No cabía en mi mente que la política se prestase para dañar.

Más adelante, el doctor indica que “la democracia está en cuidados intensivos porque los responsables de velar por ella la ultrajaron, la debilitaron, la violaron y pretenden mantenerla así, secuestrada, para favorecer intereses personales o de grupo que yo no puedo cohonestar.”

Continúa Hernández: “Decepción es lo que siento cuando me entero de que políticos de mi propio partido andan de pueblo en pueblo pidiendo que no voten por mí; frustración es lo que siento cuando candidatos a diputado, una vez elegidos, se niegan a trabajar junto a mí bajo el argumento de que lo único que importa para ellos es llegar a Cuesta de Moras aunque al partido se lo lleve el diablo.”

Luego es contundente con la siguiente frase: “No puedo aceptar que los Caínes modernos sigan matando a los Abeles por la simple razón de que les estorban.”

El ahora excandidato socialcristiano finaliza el comunicado con lo siguiente: “He hecho un gran esfuerzo para continuar; pero no soporto más puñaladas por la espalda.
Esta no es la democracia con que sueño; éste no es el partido que siempre defendí. Esto no es lo que quiero para Costa Rica.”

Hernández aseguró que regresará a su puesto en el Hospital de Niños y pidió a los medios de comunicación no buscarlo más por este tema.