Última Hora

¿Quién dice que los sueños, por imposibles que parezcan, no se pueden cumplir?

Queremos compartir con ustedes la historia de un joven pintor costarricense, que añoraba retratar y entregarle su obra al mismísimo Papa Francisco en persona.

Cualquiera diría: "¡está loco, eso es imposible!, pero él creyó y adivinen qué:

El sueño, se le hará realidad. Este joven pintor también sintió un llamado y fue el de pintar un retrato del actual Sumo Pontífice.
Juan, nació en San José hace 26 años y llegó por partida doble. Siendo muy niño, vivió en Canadá y regresó al país hace apenas tres años.

Como su pasión siempre fue la pintura y sobre todo recrear la figura humana, uno de tantos días decidió cumplir un sueño. Plasmar la imagen del Papa Francisco y para lograrlo comenzó contactando a nadie más, que a la hermana.

Empezó a trabajar por horas en esa importante obra, pero eso, sólo era el principio de lo que sería una gran experiencia, pues además de que se le brindara la oportunidad de copiar el retrato oficial, él se atrevió a pedir algo más.

Sueño del que seguro todo un país se sentirá parte. Él ha retratado y conocido a otras importantes figuras como al astronauta costarricense
Frankling Chang y a la presidente doña Laura Chinchilla.

Aunque eso fue especial, no deja de imaginar cómo será el momento, de entregarle en persona, su obra al Papa.

Su historia, es prueba de que tocar puertas y no dejar de soñar, es la clave.