Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de San Ramón en coordinación con la Fiscalía de Puntarenas realizó esta mañana 19 allanamientos múltiples para detener una organización que se dedicaba al asalto de cabezales.

Los miembros se destinaban a desviar los cabezales, para descargar toda la mercadería.

Un empleado del Ministerio de Hacienda de apellidos García González, era quién suministraba la información como las placas de los carros y la mercancía que transportaban.

Al parecer la investigación arrojó como cabecilla a un hombre que coordinaba los asaltos desde la cárcel de Limón. El hombre fue identificado como Pablo Arrieta Cruz, conocido como “Rata”.

“Después del allanamiento a la cárcel se encontraron un total de 8 teléfonos celulares con los cuales el líder coordinaba los robos”, afirmó Gustavo Mata, subdirector del OIJ.

Junto con Arrieta trabajan otras 15 personas. Dos de ellas se encuentran en prisión preventiva; al igual que Arrieta. “Este hombre tenía un año de estar preso y realizar la coordinación de los robos”, agregó Mata.

Con la organización también se vincula la esposa y la pareja sentimental de Arrieta, quienes lograban ingresar a los cabezales para realizar la detención del conductor con ayuda de sus compañeros.

Las otras personas involucradas fueron un hombre de apellido Calderón (mano derecha de los líderes), Céspedes (chófer de cabezal), Montero (quién abordaba a los choferes), Umaña (traslado de los asaltantes) y Pérez (persona encargada de conseguir las armas).

A ellos se suman hombres identificados como Durán Cubero, Chévez y Walters, quienes participaban de los asaltos.

Los allanamientos se realizaron en Tres Ríos, en Urbanización Monserrat; en Liberia Centro; en Batán; en Paso Canoas; en Moín; en Alajuelita y en Cartago.

“Hasta ahora están vinculados con 9 casos ocurridos en el 2013; sin embargo no descartamos presencia en otros casos”, indicó Mata. Tan sólo en el año 2012 se realizaron 33 asaltos y lo que va de este año llevamos un total de 20 casos reportados.

La suma de los robos se estima en 1.5 millones de dólares.