Última Hora

Noticias

Entrevista: Acción de inconstitucionalidad frenaría entrega de deuda política y elecciones

Dos ex diputados y un ciudadano presentaron una acción de inconstitucionalidad contra la deuda política, que otorga a los partidos 40 mil millones de colones para que financien sus campañas.

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

Dos ex diputados y un ciudadano presentaron una acción de inconstitucionalidad contra la deuda política, que otorga a los partidos 40 mil millones de colones para que financien sus campañas.

Este dinero sale del bolsillo de todos los costarricenses y ha servido para que muchos hagan fiesta con los fondos.

Han salido denuncias de las mas diversas, desde charlas fantasmas que nunca se dieron, pero sí se cobraron; servicios de transporte con precios inflados hasta diez veces; locales fantasmas, cobrados pero nunca utilizados.

De hecho en estos momentos, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) investiga al menos 51 casos de anomalías con el cobro de la deuda política.

Basados en que es una fiesta de millones pagados por el pueblo y en que el TSE no tiene la capacidad para fiscalizar estos dineros, los ex diputados Federico Malavassi y Rodrigo Alberto Carazo, además del ciudadano Gabriel Bonilla pretenden frenar este abuso.

“Se abusa de la deuda porque se quitó el control de la Contraloría sobre estos fondos y se pasó al TSE, no hay control sistémico de un organismo especializado, la deuda se ha convertido en algo extraño, por ejemplo, un banco financia a los partidos en relación con el resultado en las encuestas”, explicó Malavassi.

“El Tribunal no tiene competencia para controlar gastos, porque es un ente electoral; sabe de elecciones, contar votos, papeletas. La Contraloría debería fiscalizar como antes”, continuó.

Para Bonilla, con el modelo actual, “perdemos los ciudadanos y los contribuyentes, perdemos todos los costarricenses y los partidos pequeños que no pueden acceder a financiamiento”.

Ellos proponen que se utilice el modelo mexicano, donde el tribunal tiene los recursos, compra espacios a los medios de comunicación y los otorga a todos los partidos por igual. De esta manera, el TSE sería el único encargado de tocar los fondos de la deuda política.

Y es que se asegura que Costa Rica tiene el voto más caro del mundo. Esto a raíz de lo que cuesta el proceso electoral, el día de las votaciones como tal y el dinero que reciben los partidos políticos.

“Si no se resuelve la acción de inconstitucionalidad de aquí a febrero, no se podría entregar la deuda política y tampoco habría elecciones”, concluyó Bonilla.