Última Hora

Internacional

Tottenham-Chelsea, duelo en la cancha y en los banquillos

Pese a que la temporada acaba sólo de empezar, el Chelsea está viviendo entre sobresalto y sobresalto en el regreso de Mourinho a Stamford Bridge.

AFP Agencia Hace 9/27/2013 11:10:00 AM

La 6ª fecha de la Premier League estará marcada por el partido entre el Tottenham y el Chelsea, no sólo porque el colider recibirá al cuarto clasificado, sino porque se reencontrarán, frente a frente en los banquillos, André Villas Boas y José Mourinho.

Pese a que la temporada acaba sólo de empezar, el Chelsea está viviendo entre sobresalto y sobresalto en el regreso de Mourinho a Stamford Bridge.

Derrotado en la prórroga en la Supercopa de Europa por el Bayern Múnich y en su estreno en la Liga de Campeones en casa ante el modesto Basilea, los Blues han concedido ya un empate (contra Manchester United) y una derrota (ante el Everton) en sólo cinco jornadas, poniendo en el disparadero a "The Special One".

La visita a White Hart Lane será especial, no sólo por la rivalidad entre dos clubes londinenses, sino por las malas relaciones que Mourinho tiene con el que fue se ayudante durante siete temporadas, primero en el Oporto y posteriormente en el Chelsea y el Inter de Milán.

"Hemos tenido una gran relación profesional y personalmente, pero ya no es así", admitió Villas Boas en la previa. "No creo que tenga que dar explicaciones, pero nuestra relación se ha roto", añadió.

Por su parte, Mourinho se negó a entrar en el juego: "No hablo de eso con la prensa. Son historias personales", declaró este viernes.

En el aspecto puramente deportivo, el Tottenham ha realizado un gran inicio de temporada, con cuatro victorias y una sola derrota, precisamente contra el Arsenal, el equipo con el que lidera la clasificación.

El dinero recibido por el traspaso de Gareth Bale al Real Madrid (unos 100 millones de euros) le ha servido a Villas Boas para confeccionar una plantilla tan amplia y equilibrada como la de sus rivales en la lucha por el título.

Y a diferencia de los dos equipos de Manchester, Arsenal y Chelsea, los Spurs tienen la 'ventaja' de no jugar una competición tan exigente como la Liga de Campeones.

El Chelsea, por ejemplo, jugará el martes en Bucarest contra el Steaua con la obligación de ganar si no quiere ver comprometido su futuro en la 'Champions'.

Mourinho ha perdido para los próximos meses a uno de sus fichajes, el joven centrocampista holandés Marco Van Ginkel, operado este semana de una rodilla, y es muy posible que reserve al brasileño Ramires, con molestias, ante la cita decisiva en Rumanía.

Tottenham lidera la Premier con 12 puntos, los mismos que suma el Arsenal que, con la llegada del alemán Mesut Özil parece dispuesto a acabar con ocho años sin títulos.

Visita la cancha del "Spanish" Swansea (9º), un equipo de juego muy atractivo capaz de ganar a cualquiera. Arsenal acumula ocho partidos invictos, en todas las competiciones, pero también estará pendiente del partido que le enfrentará al Nápoles el martes.

Privado ya de Theo Walcott, el técnico francés Arsene Wenger no tomará riesgos y reservará a Aaron Ramsey, uno de los hombres más en forma del equipo, autor de siete goles en otros tantos partidos.

Tras la demostración de fuerza el pasado fin de semana, ganando el derbi por 4-1, el Manchester City visitará al Aston Villa (13º) con las bajas de dos de sus mejores jugadores: el argentino Sergio Agüero y el español David Silva.

El Manchester United (8º), por su parte, tratará de sobreponerse al correctivo sufrido ante el City, que se suma al peor comienzo liguero desde 2004, ganando al West Brom (14º) en Old Trafford, con el regreso tras la lesión de su goleador holandés Robin van Persie.

El United ya reaccionó el pasado miércoles, eliminado de la Copa de la Liga al Liverpool (5º), equipo al que hace sólo una semana todo le sonreía, cuando era líder de la Premier, pero que perdió esa preciada posición el pasado fin de semana, derrotado en casa por le Southampton y posteriormente eliminado de la Copa de la Liga.

Anfield vivirá el regreso del uruguayo Luis Suárez, después de cumplir la sanción de 10 partidos por su mordisco al defensa del Chelsea Branislav Ivanovic, la pasada temporada.