Última Hora

José Figueres Ferrer llega en el año 1970 por tercera vez al Gobierno. En un simposio realizado en el Teatro Nacional en 1976 lanzó un mensaje.

Él dijo que no era cierto que se hubiera retrocedido, y que más bien se vivió un avance, en el acceso de las personas a los bienes y recursos.

Así era San José a mediados de los cincuentas. Una ciudad apacible y limpia en pleno proceso de cambio. Por aquellos años eran pobres tres de cada cuatro costarricenses.

En los años sesentas y setentas el cambio sería mayor. Efectivamente, en los años sesentas y setentas el país vivió un cambio en lo social.

En 1961 un poco más de la mitad de la población vivía en la pobreza. Ella se redujo a un 39% en 1971, una disminución del 12% en diez años.

Ya en 1977, la pobreza afectaba a una cuarta parte de las familias. El proceso de mejoría siguió en el siguiente gobierno de Daniel Oduber.

Eran los años del llamado paternalismo estatal. O como decía don Pepe, de socialismo.

La lucha contra la pobreza ha sido el punto central en los programas y discursos de todos los candidatos, no importa de cuál partido.

Si solo una parte de esas promesas se hubiera cumplido, hoy todos, sin excepción, seríamos millonarios.

Así lo dijo José Maria Figueres, quien habló de distribución de la riqueza, Abel Pacheco, se comprometió, Miguel Ángel Rodríguez hizo lo mismo.

En 1986, Óscar Arias llega a la silla presidencial por primera vez. Las frases en su discurso hablaban, de nuevo, de una reducción en la pobreza.

“Muchos compatriotas carecen de empleo y no tienen techo digno”, dijo en aquel momento.

Cuando Arias tomó el poder, en 1986, el número de pobres era de 440.000 personas; cuando lo dejó, en el 1990, era de 463.000.

El porcentaje de pobres se fijó en un 20% de los hogares en 1994, y se mantendrá allí desde entonces. Pero en números absolutos siguió creciendo.

En 1994 eran 580.000 costarricenses. En el 2002, 771.000. En el 2012, un millón 98 mil.

Lo mismo ha ocurrido con la pobreza extrema. Ella se colocó en el 6 por ciento en 1994 y allí se ha mantenido.

Pero el número absoluto creció de 171.000 personas en 1994 a 225.500 en el 2002 y a 337.000 en el 2012.

Casi uno de cada cuatro costarricenses vive en pobreza, pero otro grupo se encuentra muy cerca. Y juntos agrupan a un tercio de la población.