Última Hora

Ese vacío, y la vida que llevaba, fue lo que convenció a Abraham hace cinco años de que necesitaba un cambio en su vida.

Luego de que las calles y las drogas fueron su compañía desde que era un niño en el que pocas personas creían, encontró una mano amiga que no dudó de sus capacidades.

Demostró que anhelaba hacer un cambio. Se entrenó y consiguió el título de campeón en su categoría, en juegos nacionales.

Pasó de ser alguien que parecía no tener futuro, a convertirse en un ejemplo de vida

Ese título ya lo tiene más que ganado, pues se necesita mucha determinación para reconocer que se está yendo por mal camino

El deporte salva vidas y Abraham da fe de eso con el knock out que le dio a las drogas y a la delincuencia.