Última Hora

Un grupo de 30 ballenas encallaron el pasado domingo en una playa de Brasil, en el lugar llamado Río Grande. La mayoría fue devuelta al mar con la ayuda de decenas de personas que se encontraban en la playa.

Pese a los esfuerzo de los presentes, seis de estas ballenas no pudieron ser salvadas.
Estos cetáceos fueron descubiertos en la playa de Upanema, a unos 327 kilómetros de Natal, capital de Río Grande.

En el rescate también participó un grupo de pescadores y funcionarios del centro de estudios sobre ballenas de la Universidad de Río Grande, además de agentes de la Policía Militar.

Según la versión de los científicos de la Universidad de Río Grande do Norte se trataba de ejemplares jóvenes de ballenas piloto, también conocidas como calderones, que en su edad adulta pueden llegar a medir hasta unos ocho metros y pesar cerca de dos toneladas.