Última Hora

Conocidos bajo el título de “notables”, un proyecto más del gobierno de Laura Chinchilla, reunió a seis expertos en temas políticos, constitucionales y legales. Nueve meses de trabajo, cobijados bajo la idea de la presidenta de ser la medicina para una democracia enferma, quedó a la deriva.

Las 97 recomendaciones de los “notables”, se convirtieron en 41 que tomó el gobierno, y luego transformadas en cuatr proyectos de ley. De la noche a la mañana pasaron de ser una llamativa propuesta, a navegar a la deriva en la corriente legislativa.

El expediente 18.732 es la ley para mejorar el funcionamiento de las instituciones del sector público está en la Comisión de Gobernación de número 42 en la agenda.

La ley 18.880. Está en la misma comisión y corre con la misma suerte. Está muy relegada en las prioridades de los diputados.

Por su parte, la reforma constitucional no ha recibido ni siquiera primera lectura. Y en cuanto a los cambios para mejorar y desentrabar la Asamblea Legislativa, los diputados encontraron mejor un viejo proyecto de ley de Francisco Chacón, que la misma idea del Ejecutivo, inspirada en los notables.

Para algunos de los expertos que integraron la comisión, la falta de dirección y poco interés que se le dio desde Zapote, es lo que provoca que en estos momentos estas iniciativas no tengan rumbo claro.

A esto, se le agrega la falta de apoyo de los mismos diputados.

Francisco Antonio Pacheco, Vladimir de la Cruz, Fabián Volio, Manrique Jiménez, Constatinto Urcuyo y Rodolfo Piza integraron el grupo.

Las propuestas evidenciaron que era urgente meterle bisturí a la Asamblea Legislativa, desde llamativas sugerencias de aumentar a 87 el número de diputados, hasta fijar tiempo de tres meses para votar las leyes, para que no pasaran años sin ser debatidas.

Pero su informe se completó con más propuestas para agilizar la labor judicial y de la Sala Constitucional, donde está la idea de crear tribunales de amparo y habeas corpus.

Y sobre todo tratar de dinamizar instituciones o ministerios para tener un mejor funcionamiento.
Al MOPT se le quiso dar más fuerza, con ello proponen eliminar el Conavi, Cosevi y Consejo de Transporte Público. Recope también estuvo en la mira.

Francisco Chacón fue el ministro de comunicación al momento de que se convocó la comisión de notables, incluso participó de algunas reuniones con los expertos. Junto al Ministro de Planificación Roberto Gallardo y al de la Presidencia Carlos Ricardo Benavides, eran los tres que daban seguimiento a la labor de los expertos.

Aunque, la presencia de los tres jerarcas fue mínima, pues según los mismos notables pidieron total independencia para dar la asesoría.

Chacón, ahora fuera del gobierno, reconoce que las iniciativas carecen de apoyo y de avance.

La falta de un buen ambiente en la Asamblea Legislativa, según el exjerarca, es la razón por la cual estas propuestas están quedando únicamente en el papel. Pero para los diputados, no recae la responsabilidad en ellos, si no en una mala decisión del gobierno para convocar a este grupo.

Una comisión que incluso desde el primer momento, la presidenta dijo que estaría integrada por dos mujeres, y que nunca llegaron. Situación que Carmen Muñoz cuestiona y que según ella le agrega inestabilidad a la idea de Chinchilla.

El informe publicado por los “notables” sí llegó a manos de los diputados casi de inmediato en enero de este año. El plenario lo vio, lo analizó antes de que se plasmaran las propuestas del gobierno, pero una semana después de estar sobre la mesa en Cuesta de Moras, quedó olvidado.

Una realidad que el mismo gobierno vio en el horizonte, aun así sostuvo la idea de convocar a este grupo y promover sus ideas. Sabiendo que habían muchos factores en su contra.

La escasa relación entre diputados de oposición con Zapote, más el poco tiempo que queda de la administración juegan en contra de las recomendaciones. El año electoral parece sepultar las pocas esperanzas de los mismos “notables” por ver que sus propuestas vean la luz antes de que el gobierno sea relevado.

Y se vuelve todavía más complicado, sin saber si quien llegue a Casa Presidencial o al Congreso los quieran retomar.