Última Hora

Internacional

México se enfrenta a los errores destapados por insólito impacto de lluvias

Pasadas las tormentas Ingrid y Manuel, México se enfrenta a la evaluación de los errores humanos y actos de corrupción que agravaron el impacto de los extraordinarios diluvios...

AFP Agencia Hace 9/23/2013 5:46:00 PM

Pasadas las tormentas Ingrid y Manuel, México se enfrenta a la evaluación de los errores humanos y actos de corrupción que agravaron el impacto de los extraordinarios diluvios que dejaron más de 170 muertos y desaparecidos y severos daños en infraestructuras.

En calles y periódicos de México se extienden las sospechas sobre si era posible evitar situaciones críticas como las graves inundaciones que incomunicaron el balneario de Acapulco, con más de 60.000 turistas varados por días, o las muertes por los numerosos deslaves.

Mientras algunos expertos creen que poco podía hacer México frente a un doble impacto de tormentas por ambas costas, que no ocurría desde 1958, los críticos recalcan que el desastre se agudizó por la mala planificación urbana, el mal diseño de carreteras y la tala ilegal de árboles.

"Los gobiernos no son responsables de la ocurrencia de los fenómenos meteorológicos, pero sí de la prevención de sus efectos", señaló el think tank mexicano CIDAC en un artículo en el que lamentó que el gobierno no destine una mayor inversión en infraestructura o no reubicara asentamientos en áreas vulnerables.

México, donde alrededor de la mitad de sus 118 millones de habitantes viven en condiciones de pobreza, padece de mayo a octubre una doble temporada de huracanes en sus costas del océano Pacífico y Atlántico.

Corrupción en la mira
Además de los al menos 110 muertos y 68 desaparecidos, las tormentas también dejaron unas setenta carreteras fuertemente dañadas, 1,5 millones de casas con afectaciones y más de 350.000 damnificados.

En el turístico puerto de Acapulco, una de las zonas del empobrecido estado de Guerrero (sur) más afectadas, la carretera que conecta con la capital estuvo cerrada casi una semana por múltiples deslaves y levantamientos de pavimiento, mientras que la terminal del aeropuerto internacional quedó completamente inutilizable por la inundación.

También colapsó la nueva y lujosa zona hotelera de Punta Diamante -construida sobre manglares- al igual que gran parte de las 22.000 casas dañadas en el estado que se ubicaban en medio de antiguos arroyos o en zonas con alto riesgo de deslaves.

"Ha habido situaciones irregulares en este tipo de asentamientos, muchas veces producto de negocios políticos pero, también hay que decirlo, en buena medida de actos de corrupción", ha manifestado el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La denuncia de Aguirre, envuelto en la polémica luego de que se denunciara que celebró una gran fiesta con mariachis en la sede del gobierno cuando Manuel estaba por tocar tierra, fue reconocida por el secretario (ministro) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien admitió que la mayoría de episodios trágicos se dieron en "asentamientos irregulares en donde no debió de haberse autorizado ningún asentamiento".

"Sólo dos o tres empresas trabajan con los municipios. Los mismos constructores dan dinero a políticos y por eso nadie reclama o pide que rindan cuentas", dijo a la AFP el director de la ONG de defensa de los indígenas Tlachinollan, Abel Barrera, quien denuncia que fruto de las lluvias y las malas infraestructuras al menos 42 personas murieron en lugares aislados de las montañas de Guerrero.

Necesaria planificación
"Muchas veces, políticamente se ve más impresionante hacer dos carreteras que una con mucha protección", dijo a la AFP el vicepresidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Macías Garza, al pedir a las autoridades "no jugarle al 'no va a pasar nada' y tener un plan de desarrollo que sea de 10 o 20 años vista".

Para el consultor y exsubsecretario de Economía Luis de la Calle, la falta de planificación "en algunos casos es por pobreza, otros es por corrupción o muchas veces es por la ausencia institucional por parte del gobierno".

El gobierno de México, cuya economía se ha enlentecido --se proyecta un crecimiento este año de 1,8%--, ha pedido una cuantificación "acelerada" de los daños de los dos ciclones adelantando que "será insuficiente" el fondo para desastres de 916 millones de dólares de que dispone.

La secretaría de Comunicaciones y Transportes aseguró que harán falta 3.000 millones de dólares tan sólo para rehabilitar las carreteras dañadas.