Última Hora

Cultura

Música vive un auge en las escuelas de Perú gracias a los concursos

Con el paso de los años, la competición fue creciendo y ha congregado a más de 500.000 estudiantes, de entre cinco y 17 años, de unos 600 colegios de una decena de ciudades del Perú...

Agencia EFE Hace 9/21/2013 10:42:00 AM

(EFE).- La formación musical vive un auge en las escuelas de Perú con concursos, como el de la asociación Nueva Acrópolis que cumple 30 años, de donde emergieron artistas de la talla del tenor Juan Diego Flórez o el clarinetista Marco Antonio Mazzini.

Flórez participó de adolescente en la sexta edición del Concurso de Música Nueva Acrópolis, en 1989, y "desde ya se notaban las dotes que lo acompañaban de toda la vida", contó a Efe la coordinadora nacional de la competición, Carmen Sánchez.

El reconocido tenor, que recibió el título austríaco de lírica "Kammersänger" el año pasado, hizo entonces un solo acompañado por el coro de su colegio Santa Margarita.

Hace 30 años, el concurso convocaba a una decena de colegios de Lima que eran prácticamente los únicos que tenían algún grupo coral o banda instrumental, generalmente dirigido por alguno de sus profesores.

Con el paso de los años, la competición fue creciendo y ha congregado a más de 500.000 estudiantes, de entre cinco y 17 años, de unos 600 colegios de una decena de ciudades del Perú.

Entre los meses de septiembre y noviembre de cada año, diversos teatros peruanos son el escenario de las presentaciones de coros, bandas instrumentales, agrupaciones folclóricas, bandas de jazz, y conjuntos de flauta y cajón, entre otras categorías.

En cada fecha se pueden presentar trece agrupaciones de distintos colegios, con 50 integrantes en promedio, frente a un auditorio repleto de familiares y amigos que los vitorean y aplauden a rabiar.

El jurado formado por maestros del Conservatorio Nacional de Música evalúa las representaciones de conocidos temas del folclor latinoamericano en conjuntos de zampoñas y quenas, música negra o flamenca interpretada por cajones, y también éxitos de populares bandas como Queen, Bee Gees o ABBA en ritmo instrumental.

El jurado premia con instrumentos musicales y trofeos a los conjuntos que obtienen la máxima puntuación, y también asesora a los profesores en dirección musical para acompañarlos en su evolución.

El concurso ha revalorizado "el trabajo del profesor de música y les ha dado un espacio en los colegios", apuntó Sánchez, representante de la organización fundada en España para promover la formación.

Sánchez remarcó que los 30 años de trayectoria del concurso muestran "un impacto que no solamente se queda en los niños, sino que está llegando a otras partes de la sociedad, desde los sectores más pobres hasta los músicos más reconocidos".

La competición ha sido cantera de reconocidos músicos peruanos como el clarinetista Marco Mazzini, integrante de la primera Orquesta Sinfónica de Youtube en 2010, o el actual director del Conservario Nacional de Música, Fernando de Lucchi.

"Tengo muy gratos recuerdos de Nueva Acrópolis por esa primera oportunidad que tuve de estar al frente de un escenario importante", contó Mazzini a Efe.

El músico tocó un teclado electrónico durante la presentación de su colegio Santa Matilde en 1989, cuando cursaba el cuarto año de secundaria, pero su trayectoria musical empezó a los 5 años interpretando melodías en el xilofón y la flauta dulce.

Mazzini recordó que el concurso de Nueva Acrópolis "se convirtió sin querer en uno de los primeros escenarios que he recorrido, porque me he presentado en más de 50 festivales alrededor del mundo en 26 países, como solista".

Diez años después de esa primera presentación, Mazzini regresó al concurso como maestro de la agrupación de flauta del colegio San Charbel en 1999 y ganó la competencia en esa categoría.

El artista dedicó la siguiente década a desarrollar su carrera en Bélgica y hace tres años regresó a Lima para dirigir la orquesta peruana de clarinetes y enseñar en el Conservatorio y en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

"Estoy feliz porque Perú tiene ahora un auge muy interesante musicalmente hablando", afirmó Mazzini, que es uno de los jurados del concurso en la ciudad de Cajamarca.

En opinión del artista, el concurso es responsable de ese auge porque "la música es tan importante y necesaria como hacer deporte, tener una buena alimentación, ir a la escuela y aprender a escribir".