Última Hora

Internacional

Muertas once personas y heridas cinco en varios ataques al norte de Bagdad

En el ataque más mortífero perdieron la vida cuatro guardias de un cuartel de las Fuerzas de Intervención Rápida, en un atentado perpetrado por cuatro suicidas...

Agencia EFE Hace 9/21/2013 8:19:00 AM

(EFE).- Al menos once personas, entre ellas varios miembros de las fuerzas de seguridad, murieron hoy y otras cinco resultaron heridas en atentados suicidas y ataques armados en zonas al norte de la capital iraquí, informaron a Efe fuentes de la policía.

En el ataque más mortífero perdieron la vida cuatro guardias de un cuartel de las Fuerzas de Intervención Rápida, en un atentado perpetrado por cuatro suicidas, que activaron consecutivamente los explosivos que llevaban adosados, a la entrada del edificio, en la ciudad de Biyi, en la provincia de Salahedin.

Otros guardias del lugar mataron a un quinto terrorista antes de que se inmolara de la misma forma, precisó la fuente.

Asimismo, un grupo armado asesinó a tiros a un soldado e hirió a otros dos en un asalto a un puesto de control militar en el área de Yazreb, también ubicada en Salahedin.

En otro suceso similar, un miembro de la milicia progubernamental suní Consejos de Salvación perdió la vida y otros tres sufrieron heridas en un puesto de vigilancia en la zona de Al Sherkat, al norte de Tikrit, capital de esa misma provincia.

Los Consejos de Salvación cooperan con las fuerzas del Gobierno iraquí a combatir la red terrorista Al Qaeda en las provincias de mayoría suní, al norte y oeste de Bagdad, por lo que cientos de sus miembros han muerto en ataques de la organización terrorista.

La violencia ha aumentado en los últimos meses en Irak, donde ayer, viernes, al menos 18 personas murieron y otras 21 resultaron heridas por la explosión de dos artefactos en una mezquita suní en la ciudad de Samarra, ubicada también en Salahedin.

El jueves pasado, la mayoría de los líderes y partidos políticos iraquíes firmaron un pacto de "honor y paz social" para tratar de detener el derramamiento de sangre y la violencia sectaria que afecta al país.