Última Hora

Todos somos presa de las presas. Poco podemos hacer, pero hay que intentarlo.

Compartir el auto con amigos y compañeros de trabajo, usar el automóvil solo cuando sea imprescindible.

Pero cuando estemos en una presa la única opción es la paciencia y cuando se pueda, la cortesía con los demás.

La violencia solo nos llevara a más violencia.

Aunque sintamos que las autoridades no resuelven los problemas con la celeridad que todos queremos, los ciudadanos debemos tratar de no hacer más grande un problema de esta magnitud, por nuestro bien y el de los demás.

Y si algo debemos tener claro, máxime cuando vemos hechos como el de ayer, es que la violencia solo llevara a más violencia.