Última Hora

Empresarios ya registran caídas en ventas, y temen que las ventas de fin de año disminuyan por el mismo efecto.

El gerente del restaurante italiano Il Padrino le dijo la periodista Yessenia Alvarado, que en hora de almuerzo ahora tiene sus mesas vacías por la interrupción en el paso.

"La gente no quiere gastar tiempo en ir a lugares para almorzar, por lo que es evidente el cierre y la menor cantidad de personas que tenemos todos los días" afirmó Luca Navarra, gerente del restaurante.

La situación de este restaurante es un ejemplo de como el caos vial afecta a los comercios no solo en esta zona si no en muchas otras del país.

El Vicepresidente de la Cámara de Comercia, Víctor Ruiz, afirmó que "el valor de los productos podría verse afectado por los gastos en los que se incurre para poder realizar las entregas; más gasolina, más tiempo y más horas personas podrían perjudicar a los usuarios".

Los comerciantes piden a las autoridades actuar pronto, pues las pérdidas que están teniendo ahorita se pueden duplicarse para la temporada de fin de año, la gente suspendería gastos en regalos, o salidas a comer para no quedarse atrapado en las presas.

Por ahora el Ministerio de Obras Públicas y Transportes ha dicho que los arreglos podrían estar listos en dos meses.