Última Hora

Esta semana las fuertes lluvias han golpeado prácticamente todos los rincones del país.

Unos se quejan de que se les mojan los ruedos del pantalón, que el exceso de lluvia le molesta, o por las benditas presas.

Pero hay personas que en verdad, la lluvia, sí los golpea.

Así recuerda Doña Lorena la avalancha que golpeó Poasito de Alajuela la tarde lunes, pero tampoco olvida cómo los árboles, las piedras y todo lo que venía arrastrando el agua impactaba la casa de su hermana.

Con manguera en mano y la ayuda de su familia ha podido lavar lo poco que quedó en su casa, las horas pasan e intenta recuperarse del susto, pero hay algo que la sigue atormentando.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE), le dijo que su casa quedó muy falseada por el gran impacto que recibió por los troncos y piedras, pero aunque le cueste, no desiste en mantener la esperanza.

No igual que doña Sandra, pero todos los vecinos de Poasito se vieron afectados por el desastre natural.
Se quedará varios días sin dónde comprar su diario.

Antes que la casa de doña Sandra recibiera el impacto de la avalancha, el súper del pueblo ya había sido vapuleado por todo lo que arrastraba el agua, en cuestión de segundos la comida del pueblo nadaba por la calle.

Kenneth y todos sus compañeros pudieron salir a salvo, pero hubo algo que no se salvó.

Ahora a la Cooperativa de vecinos de Poasito les tocará restaurar su negocio como hace muchos años, sin nada.