Última Hora

Más de 500 oficiales estarán en los alrededores del Estadio Nacional el próximo domingo, con el fin de garantizar la seguridad e impedir que las barras ingresen al Clásico, que se jugará a las 11 a.m.

El inmueble de La Sabana, pretende crear un ambiente más familiar donde la Ultra y la Doce no entran en los planes.

“Nosotros vamos con cero beneficios aquí en el estadio. Lastimosamente es imposible decir que vamos a lograrlo en un 100%, y estamos invitando a las barras para que no vengan”, comentó Edgar Barrantes, gerente del Estadio Nacional.

El Deportivo Saprissa pondrá de su parte para que su barra no llegue al partido, aunque en un principio se contempló la asistencia de la Ultra.

Las puertas del estadio se abrirán a las 9 a.m. y se espera un lleno total para el primer duelo entre morados y manudos de este torneo.