Última Hora

A 10:15 de la mañana de este martes quedó cerrado el auditorio del Congreso, porque no llego ni un solo oferente a participar en la subasta de licores.

La Asamblea Legislativa tenía previsto realizar el remate de 800 botellas de licor que están guardadas en bodega y no se pueden consumir.

Las muestras de whisky, ron y vodka volvieron a la bodega a ser guardadas tras el remate sin éxito.

Existe un segundo intento para deshacerse del lote que tenía un valor fijado por Hacienda de 6.800 millones de colones.

Antonio Ayales, Director Ejecutivo del Congreso, espera un informe de la Proveeduría para sacar otra vez a remate, pero esta vez con una rebaja del 25% en el monto, pues así lo estipula la ley.

Lo hará aunque esto represente costos altos de dinero y tiempo de los funcionarios legislativos.

El segundo intento de remate debe ser aprobado por la Contraloria, indicó Ayales, por lo que no hay fecha fijada.

Si se repite la historia, existe una tercera posibilidad de remate, pero con 50 por ciento menos en el costo de los licores.

La Asamblea no puede utilizarlos porque existe una directriz que únicamente autoriza el consumo de vino y champagne.