Última Hora

Internacional

Casi 150 rehenes escapan de los rebeldes musulmanes en el sur de Filipinas

Casi 150 personas secuestradas por independentistas musulmanes en Zamboanga, en el sur de Filipinas, consiguieron escapar el lunes por la noche, anunciaron las autoridades.

AFP Agencia Hace 9/17/2013 9:31:00 AM

Casi 150 personas secuestradas por independentistas musulmanes en Zamboanga, en el sur de Filipinas, consiguieron escapar el lunes por la noche, anunciaron las autoridades.

El ejército anunció este martes que la batalla de Zamboanga, gran puerto del sur de Filipinas donde los independentistas musulmanes luchan contra las fuerzas gubernamentales desde hace más de una semana, causó alrededor de un centenar de muertos.

En total, 86 rebeldes del Frente Moro de Liberación Nacional (MNLF), nueve miembros de las fuerzas de seguridad y cuatro civiles murieron en los combates, según un balance provisional del portavoz del ejército, teniente coronel Ramon Zagala. El balance anterior era de 61 muertos.

El balance sigue siendo provisional ya que un centenar de insurgentes continúan oponiendo resistencia a pesar de que las fuerzas de élite recuperaron el 70% de las zonas ocupadas por los rebeldes en dos pueblos costeros cercanos a Zamboanga.

De hecho por la mañana el jefe de la policía local, Chiquito Malayo, fue capturado.
"Es un hecho lamentable, que recalca la precariedad de la situación", admitió a la AFP otro portavoz del ejército, el general brigadier Domingo Tutaan.

Alrededor de 200 combatientes del MNLF llegaron el 9 septiembre a Zamboanga, una ciudad portuaria de casi un millón de habitantes. Poco antes, el fundador del MNLF declaró de forma unilateral la independencia de la localidad.

Miles de habitantes lograron huir de la ciudad, pero otros cientos quedaron atrapados en ella.
Según el ejército, los hombres del MNLF secuestraron a cientos de personas para utilizarlas como escudos humanos, pero casi 150 fueron liberadas o consiguieron escapar el lunes por la noche gracias al avance de las tropas gubernamentales.

Estos hombres, mujeres y niños, en estado de conmoción, fueron llevados en camión a un colegio, informó un periodista de la AFP.

"No podía dormir, no podía comer, no hacía más que pensar en mi niño y mi hija", cuenta un empleado de hostelería de 28 años.

"Mi hijo, mi padre y mi madre, primos y sobrinos estaban secuestrados. Era insoportable", asegura. Este hombre que lleva tres meses en Estados Unidos regresó inmediatamente nada más enterarse del ataque de Zamboanga.

El lunes, el ejército lanzó por primera vez ataques aéreos que le permitieron avanzar en las zonas ocupadas por los rebeldes.

Durante toda la noche se escucharon disparos. En Zamboanga, uno de los principales ejes comerciales de la isla de Mindanao, las escuelas seguían cerradas este martes, así como la conexión por barco o avión.

Un portavoz militar, el teniente coronel Ramon Zagala, afirmó que los rebeldes fueron expulsados de aproximadamente el 70% de los barrios que ocupaban inicialmente y sólo quedan unas decenas de ellos, "con pocas municiones".

"Pero no se ha acabado (...) todavía hay focos de resistencia", dijo, y añadió que los rebeldes ocupan sobre todo lugares clave, lo que les permite disparar contra las tropas.

El MNLF se considera marginado en las negociaciones entre el ejército y grupos separatistas para crear una región autónoma (y no independiente) en el sur de Filipinas, una zona de mayoría musulmana en el país católico más grande de Asia.

La guerrilla independentista, que comenzó en los años 1970, causó 150.000 muertos y cientos de miles de desplazados. Desde 2003, un alto el fuego hizo descender la violencia pero los índices de pobreza en la región siguen siendo muy altos.