Última Hora

La exdiputada Maureen Ballestero, dijo que se mantiene tranquila, tras la condena de tres años interpuesta por el uso de avionetas del Ministerio de Seguridad, en octubre del 2011.

Ballestero fue castigada con tres años, con el beneficio de ejecución condicional de la pena, lo que la exime de purgar su condena en prisión.

“En alguna medida sí cometí un error, no lo hice en el sentido de hacerle daño al estado”, dijo la ex vicepresidenta del Congreso a su salida de la Sala 11 del segundo circuito.

Ballestero, además, quedó inhabilitada para ejercer cargos públicos de elección popular por espacio de tres años. Además deberá pagar un total de 1 millón 700 mil colones.

“Tenía que asumir mi responsabilidad, hay otros que de una manera cobarde hacen todo lo posible para no enfrentar la justicia”, replicó.

“Estoy tranquila con mi conciencia, como funcionaria y sobre todo como cristiana”, concluyó la exdiputada.

Por otra parte, su hija, Natalia Chávez Ballestero, deberá emplearse en un programa de trabajo comunal, en un sistema del Ministerio de Seguridad Pública.