Última Hora

El diputado Manrique Oviedo, del Partido Acción Ciudadana (PAC), denunció que por medio de una moción, Liberación Nacional redirigió 226 millones que pertenecían al presupuesto del Consejo Nacional de la Producción (CNP) para pagar deudas con Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos.

La Contraloría General de la República (CGR), en el oficio DFOE-PG-261 del 20 de agosto, improbó el presupuesto extraordinario que este comité solicitó para cancelar deudas adquiridas tras la realización de las justas deportivas.

El ente contralor dijo que conceder estos recursos era ilegal, pues se habían aprobado los límites presupuestarios máximos y “no pueden adquirirse compromisos para los cuales no existen saldos presupuestarios disponibles”.

Oviedo asegura que “don Johnny Araya quiso pagar estas deudas con dinero del Estado”. “Él (Araya) habla con Hacienda para que le metan una partido de 226 millones -aunque la deuda era de 200 millones- los dineros se los quitan al CNP”, explicó.

Además, el legislador del PAC marcó la inherencia que para esto tuvo el diputado verdiblanco Óscar Alfaro, miembro del Comité Organizador, quien votó favorablemente esta partida en la Comisión de Hacendarios del Congreso.

“Él vota en la Comisión de la Asamblea y se beneficia con la cancelación de esa deuda. También se cuestiona la legalidad del proceso”. Oviedo dijo que la moción fue presentada por la diputada oficialista Siany Villalobos.

“Vamos a enviar no tas a la Contraloría y la Procuraduría porque esto es improcedente. Si hay vicios de legalidad hay que analizar desde el punto de vista jurídico cuáles otras repercusiones puede haber”, concluyó el legislador.

Araya, por su parte, dijo que no encontraba nada irregular en el hecho de que Alfaro, siendo miembro de la organización de los juegos, intentara obtener recursos para saldar deudas adquiridas por este evento, el cual fue público y para el disfrute de los costarricenses.

Además, dijo que el presupuesto se infló debido a que las delegaciones participantes aumentaron el número de sus deportistas y no tenían donde alojarlos, pues tampoco habían aprobado la construcción de una villa olímpica.