Última Hora

Hace un par de semanas el país se sorprendía ante el hueco en la carretera de Circunvalación.

El martes, cuando todo el país se alistaba para ver el partido Costa Rica-Jamaica, una cabeza de agua complicó más las cosas.

Este jueves los estragos río abajo, después de la Circunvalación son evidentes.

A un lado del cauce yacen los restos de lo que en algún momento fueron alcantarillas corrugadas que servían para el paso del rio por debajo de la ruta

Del relleno con más de 25 años en el lugar, solo queda una pared, apenas por debajo de los puentes que se desinstalan.

Además las tuberías de telefonía fija del ICE totalmente destruidas, lo que tiene sin el servicio a 3.500 abonados.

Mientras que con la ayuda de tres grúas y dos retroescabadoras, el Conavi desmontaba los puentes instalados a hace apenas una semana.

Mientras tanto se esperan los estudios correspondientes para trabajar en el cauce del Río María Aguilar, obras que se esperan inicien este fin de semana.

La inestabilidad del terreno obligó a cerrar la vía inicialmente por dos meses para retirar los puentes modulares ante el riesgo que sufrían las bases de éstos.

El MOPT confirmó que luego de estabilizar el terreno instalará de nuevo los puentes para habilitar el paso; esto podría ocurrir a mediados de noviembre.

En el sitio se construirá una alcantarilla similar a la utilizada en la General Cañas con un costo de 2.000 millones de colones y el doble de capacidad.

La alcantarilla estaría lista en cuatro meses para un total de seis meses de trabajos entre Hatillo y Pavas.

Además la presidenta Laura Chinchilla solicitó ayuda al Instituto Costarricense de Electricidad.

El ICE conformará una comisión con ingenieros expertos en manejo de proyectos en ríos, túneles y maquinaria pesada.

Se espera que el grupo consultivo de sus aportes para enfrentar la emergencia.