Última Hora

Internacional

Rusia y EEUU trabajan en acuerdo para que Siria entregue armas químicas

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajó el jueves a Ginebra para escuchar los planes de Rusia para desarmar a Siria de su arsenal químico y evitar ataques militares de Washington...

Agencia Reuters Hace 9/12/2013 10:13:00 AM

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajó el jueves a Ginebra para escuchar los planes de Rusia para desarmar a Siria de su arsenal químico y evitar ataques militares de Washington, una iniciativa que ha transformado la diplomacia en torno a la guerra civil de dos años y medio en el país asiático.

Kerry insistirá en que cualquier acuerdo debe obligar a Siria a tomar medidas rápidas para mostrar que su decisión de entregar las armas químicas es seria, dijeron funcionarios estadounidenses de alto nivel de cara a las conversaciones del representante de Washington con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Entre los primeros pasos que Estados Unidos quiere que se tomen, se destaca el de que el Gobierno de Bashar al-Assad efectúe rápidamente una declaración pública completa de sus reservas de armas químicas, como preludio a permitir que sean inspeccionadas y neutralizadas, dijo uno de los funcionarios.

La iniciativa rusa de esta semana interrumpió la marcha de Washington hacia una guerra, persuadiendo al presidente Barack Obama de suspender un plan de acción militar para castigar a Assad por un ataque con gas que produjo la muerte de cientos de civiles el 21 de agosto en suburbios de Damasco.

Siria, que niega estar detrás del ataque, ha estado de acuerdo con la propuesta de Moscú de entregar sus reservas de armas químicas, lo que podría evitar la que sería la primera intervención directa de Occidente en una guerra civil que ha causado la muerte de más de 100.000 personas.

La agencia de noticias rusa Interfax citó a Assad diciendo que la decisión de Siria de ceder el
control de sus armas químicas era resultado de la propuesta rusa y no de la amenaza de intervención militar estadounidense.

"Siria está colocando sus armas químicas bajo control internacional debido a Rusia. Las amenazas de Estados Unidos no influyeron en la decisión", dijo Assad al canal estatal ruso Rossiya-24 en una entrevista, según lo citó Interfax.

Una versión del plan ruso difundida por el diario Kommersant describió cuatro etapas: Siria se uniría al organismo mundial que regula la prohibición de armas químicas, declararía sus sitios de producción y almacenamiento, invitaría a inspectores y decidiría con ellos cómo y quién destruiría las reservas.

Siria no había confirmado hasta ahora que tuviese armas químicas. Si bien el país no participa de los tratados internacionales que prohíben tenerlas y exigen revelarlas, adhiere a las Convenciones de Ginebra, que vedan su uso en guerras.

Mientras la diplomacia se activaba en Suiza, en territorio sirio la guerra civil no daba tregua.
Activistas dijeron que aviones de guerra bombardearon uno de los principales hospitales en un territorio bajo control rebelde en el norte del país, causando la muerte de 11 civiles, incluidos dos médicos.

Los rebeldes señalaron que el estancamiento del plan estadounidense de atacar -y el giro diplomático desde el reclamo a Assad para que abandone el poder hacia un objetivo más débil relacionado con la entrega de las armas químicas- envalentonó a las fuerzas oficiales y las colocó en posición ofensiva.

Un consejo de los rebeldes sirios respaldados por Occidente rechazó la iniciativa rusa de poner bajo control internacional las armas químicas, dijo el grupo en un comunicado en video.
"Anunciamos nuestro rechazo de la iniciativa rusa para poner las armas químicas bajo control internacional", dijo Salim Idriss, jefe del opositor Consejo Militar Supremo, en un video publicado en internet el miércoles por la noche.

Los opositores a Assad también están acusados de cometer atrocidades.

Un grupo de monitoreo anti-Assad, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, dijo el jueves que rebeldes islamistas suníes habían matado a 22 miembros de la secta minoritaria alauita a la que pertenece Assad en una masacre en una localidad al este de la ciudad central de Homs.

Un informe de una comisión de la ONU que revisó lo sucedido en los últimos meses documentó casi una decena de matanzas masivas, atribuyendo todas excepto una a las fuerzas de Assad, incluidas dos masacres en mayo que causaron la muerte de hasta 450 civiles.

¿PROPUESTA REALISTA?
Un funcionario estadounidense, que habló con los medios bajo condición de anonimato de cara a las conversaciones de Kerry con Lavrov, dijo que el objetivo era "ver si es realista o no" la propuesta rusa.

Kerry y un contingente de expertos planean mantener al menos dos días de conversaciones con los rusos sobre el proyecto.

El presidente ruso, Vladimir Putin, generalmente considerado un villano por Occidente por proveer armas a Assad y bloquear los esfuerzos del Consejo de Seguridad de la ONU para sancionar al mandatario sirio, argumentó en contra de los ataques militares en un escrito publicado en New York Times.

Putin señaló que la intervención contra Assad alentaría más a los combatientes de al Qaeda que se encuentran entre los enemigos del líder sirio.

Hay "pocos campeones de la democracia" en Siria, "pero hay más que suficientes combatientes de al Qaeda y extremistas de todo tipo luchando contra el Gobierno" de Assad, escribió Putin.

La intervención estadounidense "aumentaría la violencia y desataría una nueva ola de terrorismo", argumentó el presidente ruso.

"Podría minar los esfuerzos multilaterales por resolver el problema nuclear de Irán y el conflicto palestino-israelí, además de desestabilizar Oriente Medio y el norte de África. Podría desequilibrar el sistema entero de legislación internacional", agregó Putin.

Funcionarios de Estados Unidos dijeron que esperaban que Kerry y Lavrov acordaran un borrador para el desarme sirio, cuyos puntos principales serían adoptados por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los cinco miembros permanentes del Consejo se reunieron el miércoles en Nueva York. Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos quieren que el organismo incluya duras consecuencias si Assad se resiste a cumplir el acuerdo. Los otros dos integrantes con derecho a veto son Rusia y China.

La iniciativa rusa ofrece a Obama una salida a la amenaza del uso de la fuerza en Siria, que es profundamente impopular entre los estadounidenses, agotados tras la invasión del 2003 a Irak y aún involucrados en la guerra en Afganistán, la más larga de la historia del país norteamericano.

Obama ha pedido al Congreso autorización para los ataques a Siria, pero enfrenta una dura batalla para persuadir a varios legisladores reticentes, tanto demócratas como republicanos. La votación de la medida está en suspenso.