Última Hora

Lo que el CONAVI tenía pensado realizar de forma ordenada, la fuerza de la naturaleza lo hizo en cuestión de horas.

El material debajo de los puentes sobre el María Aguilar fue removido por una cabeza de agua que bajo este martes.

El hueco en circunvalación no solo creció a lo largo del cauce sino también a lo ancho, situación que compromete al menos el primer puente Bailey que se instaló.

En el CONAVI se defienden y señalan, como en un principio, que lo ocurrido no se podía prever; mientras que para el Lanamme la prioridad ahora debe ser estabilizar el terreno.

¿Pero se podrán realizar los trabajos de estabilización del terreno con los puentes instalados o habrá que quitarlos?

Para el ingeniero del Lanamme la solución temporal todavía se puede salvar.

Loría señala que el monitoreo de la zona debe ser constante debido a que es evidente que las obras tienen en las condiciones del tiempo su principal enemigo.

El detonante de esta situación fue una cabeza de agua que bajo el sábado 24 de agosto por el María Aguilar y causo un deslizamiento sobre la alcantarilla que ahí se ubicaba.