Última Hora

Apenas se dio el pitazo inicial, comenzaron a correr: los futbolistas, los nervios, los que llegaban desesperados a buscar pantalla dónde ver el encuentro y lógicamente, los minutos.

Pero algo que también se agitó y mucho, fueron las redes.

Definitivamente, vivir un partido con un pie en el mundo 2.0 (o sea, Twitter, Facebook), es toda una experiencia, que en este mundo conectado, es digna de mencionar.