Última Hora

Fue un grito de desahogo, que salió desde una isla en el Caribe y retumbó en todos los rincones de Costa Rica.

En las entrañas del Estadio Nacional de Kingston, Jamaica, los seleccionados celebraron con gritos y abrazos la clasificación al Mundial Brasil 14.

“Contentos agradecidos con todos, pero esto es para Costa Rica”, dijo un exultante Bryan Ruiz.

Los nacionales tuvieron que esperar el resultado entre Honduras y Panamá, que empataron a dos en Tegucigalpa.

Una vez que el encuentro finalizó los seleccionados vieron cristalizarse el sueño de ellos y la fanaticada, que ahora solo piensan en Brasil.

Minutos antes Costa Rica había empatado a un gol con los locales, por eso tuvieron que sufrir cada minuto del encuentro entre los hondureños y
los canaleros.

Júbilo, gritos, agradecimientos y abrazos, así se vivió en vivo y a todo color un nuevo viaje a la cita máxima del fútbol mundial.