Última Hora

El calipso Limonense, es ese ritmo con sabor que pone a bailar a cualquier tico.

Aunque tiene sus raíces en las islas del Caribe, comenzó a sonar en el país cerca del año 1870, por lo que se debe reconocer como algo muy nuestro.

Es una de las manifestaciones culturales que hace relativamente poco tiempo, fue declarado patrimonio intangible del país, un término novedoso que nos parece importante definir.

Quien otorga la declaratoria es la UNESCO, pero la solicitud debe ser iniciativa del practicante de la tradición. El reconocido artista Manuel Monestel, fue uno de los principales impulsores de esta iniciativa.

Su trayectoria sirvió como referente. Su mayor interés era en que se reconocieran estos sonidos, eso aunque ya tienen un espacio, en el corazón de los ticos.

El calipso limonense es patrimonio intangible. Es un dato muy positivo de conocer, en esta semana cívica.