Última Hora

Enfrentar una situación de vida o muerte es un reto para cualquier persona, pero para un niño el desafío es gigante.

Esteban Zamora tuvo que aprender a vivir con las secuelas de un incendio desde que tenía dos años.

Pero hoy a sus 18 años encontró que su dura experiencia tenía un propósito de vida.

Conozca su testimonio, repasando el reportaje.