Última Hora

Queroga de Puntarenas es una comunidad pobre y falta de oportunidades.

Pero todo eso quedó atrás, al menos por un día, gracias al trabajo de jóvenes emprendedores que regalaron sonrisas a los niños en su día.

Los estudiantes de esa escuela recibieron una visita muy diferente.

Ellos fueron testigos de una historia de amor, que tuvo como protagonistas a una bruja, una madre con mucha ambición y un joven sin dinero dispuesto a todo por el amor de la princesa

Un total de 50 niños con edades entre los 4 y los 13 años forman parte de esta escuela puntarenense.

Ellos viven en una comunidad con problemas como la pobreza y la falta de oportunidades.

Por eso un grupo de jóvenes emprendedores les regaló un día del niño muy especial.

Además de las risas y los juegos, ellos aprendieron mediante talleres. Desde la técnica del origami para desarrollar diferentes figuras de papel. Hasta la importancia de cuidar el agua.

Tras una jornada de diversión y aprendizaje los estudiantes cerraron el día: felices y muy agradecidos.