Última Hora

El Tottenham castigó con un veto de por vida a 48 abonados que revendieron entradas del partido de Liga de Campeones contra el Estrella Roja de Belgrado a hinchas rivales, pese a que el club serbio está sancionado por la UEFA.

Unos 200 aficionados del Estrella Roja ocuparon asientos en las tribunas altas de uno de los fondos del Tottenham el 22 de octubre para asistir a la derrota 5-0 de su equipo. La UEFA había castigado a la afición del Estrella Roja con la prohibición de comprar entradas tras los incidentes racistas vividos contra el HJK Helsinki en la segunda ronda preliminar de esta Champions.

Un cordón de agentes tuvo que colocarse en el lugar para aislar a los dos centenares de aficionados serbios. Se estimó en ese momento que los hinchas del Estrella Roja eran demasiado numerosos como para expulsarles por la fuerza durante el partido.

El Tottenham y el Estrella Roja están siendo investigados por la UEFA por este motivo.

El club londinense identificó a 48 aficionados que habían comprado varias entradas y que luego las revendieron ilegalmente. Les castigó con una prohibición de acceso a su estadio.

El Estrella Roja es protagonista negativo habitualmente de incidentes por culpa de sus aficionados.

La pasada temporada, sus hinchas no habían podido asistir ni al partido contra el París Saint-Germain ni ante el Liverpool después de unos incidentes en Lituania.