Última Hora

El Tribunal Arbitral de la Corte Internacional de Arbitraje ordenó disolver y liquidar a Soresco, la empresa chino-costarricense encargada de la fallida remodelación de la refinadora de petróleo en Moín. 

La decisión fue dada a conocer esta mañana en conferencia de prensa por el presidente de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), Alejandro Muñoz. 

El fallo obliga a Recope y la empresa china CNPCI al pago en partes iguales del arbitraje ($880.000 en total) y a renunciar a cualquier otra pretensión económica por la disputa.  

Muñoz aseguró que de los $100 millones con los que se inició Soresco, aportados en partes iguales entre Recope y CNPCI, ya solo quedan $36,2 millones, que serán repartidos también a partes iguales.​

De ese remanente, sin embargo, también deberán salir los costos de esa liquidación. 

​Muñoz defendió el fallo como una buena noticia pues se evitaron la posibilidad de tener que pagar una indemnización a la parte china y aseguró que las relaciones bilaterales con la República China quedan en “muy buenos términos”. 

El arbitraje había sido solicitado en 2017 por CNPCI con la demanda de continuar con el proyecto y ser indemnizado por los inconvenientes presentados, especialmente a raíz del rechazo a los estudios de factibilidad. 

Actualmente en Soresco solo quedan ocho trabajadores chinos, que demandan anualmente $349.000.​

El presidente se negó a decir cuál era la pretensión económica de cada uno por motivos de confidencialidad.