Última Hora

Costa Rica perdió siete posiciones en el índice Doing Business que realiza el Banco Mundial, el cual refleja la capacidad de un país para generar un clima que facilite hacer negocios.

Según la versión de economistas, la caída del puesto 67 al 74 refleja el rezago que tiene el país desde hace varios años en la aplicación de reformas que faciliten la conducción de negocios.

“Nos siguen señalando las mismas debilidades año tras año y seguimos sin hacer esas reformas, cosa que nos vienen advirtiendo desde hace más de diez años”, comenta el economista Eli Feinzaig.

Este ranking es tomado como referencia por parte de inversionistas a la hora que deciden dónde colocar sus dineros.

“Se pueden hacer varias lecturas, pero obviamente el país retrocede con lo que tenía el año anterior en los 11 rubros que se evalúan donde, aunque unos están muy bien, los que están muy mal jalan el indicador de forma negativa”, agrega Daniel Suchar, otro de los expertos.

Según el Doing Business el país está bien calificado en cuanto a la generación de electricidad y el otorgamiento de créditos, pero con nota baja en el fomento de negocios, la protección a PYMES y resolución de insolvencias en temas de morosidades y contrataciones.

Agregan que dicha medición en muchos países también es considerada para el diseño de política pública, ya que señala claramente cuáles son los campos donde Costa Rica se está quedando atrás.

Carlos Montenegro, subdirector de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), señala que los cambios en busca de una mejoría son casi imperceptibles.

“Es un reto importante para el país trabajar en los temas de competitividad y mejorar el clima para hacer negocios que requerimos esfuerzos para reactivar la economía, mejorar el empleo y este informa no nos brinda noticias alentadoras”, destaca Montenegro.

A nivel latinoamericano Costa Rica bajó al sexto lugar y se encuentra por detrás de Chile, México, Colombia, Puerto Rico y Jamaica, siendo Colombia el país que presenta más avances luego de realizar más de 25 reformas en el último año.

Aunque el retroceso agrega ruido a la situación económica por la que atraviesa el país, Feinzaig señala que los resultados del Doing Business no tendrá ninguna repercusión en cuanto a la colocación de los Eurobonos en el mercado internacional.