Última Hora

En Rusia, Igor Konashenkov, portavoz del ministerio de Defensa ruso, dijo: "Desde que el Ejército del Gobierno sirio, con el apoyo de uerzas aéreas rusas, derrotara al Estado Islámico, a principios de 2018, una enésima 'muerte' de Abu Bakr Al Bagdadi no tiene ningún significado operacional para la situación en Siria ni para las acciones de los terroristas que quedan en Idlib". La Defensa rusa duda así de la certeza del anuncio de Trump: "El ministerio de Defensa ruso no dispone de informaciones confiables sobre las acciones del Ejército estadounidense en la zona de seguridad de Idlib (...) sobre una 'nueva muerte'" de Al Bagdadi", dice en un comunicado Konashenkov.

En Turquía, el presidente Erdogan tuiteó: "La muerte del líder de Dáesh es un punto de inflexión importante en nuestra lucha conjunta contra el terrorismo".

Por su parte, Boris Johnson, primer ministro británico, dijo en Twitter: "La muerte de Bagdadi es un momento importante en nuestro combate contra el terror, pero la batalla contra el mal de Dáesh aún no ha terminado".

En Israel, Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, en declaraciones durante una visita a una base militar: "Quiero felicitar al presidente Donald Trump por este impresionante logro que llevó a la muerte del jefe del EI, Al Bagdadi. Este triunfo es un hito, pero la batalla continúa".

Para Macron, el presidente de Francia, la muerte del líder del grupo yihadista Estado Islámico, Abu Bakr Al Bagdadi, es "solo una etapa". "La muerte de Al Bagdadi es un duro golpe contra Dáesh, pero es solo una etapa. El combate continúa junto a nuestros socios de la coalición internacional para que la organización terrorista sea derrotada definitivamente. Es nuestra prioridad" en Oriente, tuiteó el presidente de la República.

Los kurdos también se pronunciaron. Mazlum Abdi, comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias, aliadas de Washington durante la lucha antiyihadista en Siria: "Las células durmientes vengarán a Bagdadi. Por lo que nos esperamos cualquier cosa, incluidos ataques contra las prisiones" gestionadas por las fuerzas kurdas donde están detenidos miles de yihadistas.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró que la muerte del jefe del grupo Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi es una "etapa importante" en la lucha "contra el terrorismo internacional". "La OTAN sigue comprometida en el combate contra nuestro enemigo común, el EI", señaló Stoltenberg en Twitter.