Última Hora

Mbappé y Mauro Icardi se encargaron de liderar al Paris Saint Germain a la victoria este domingo ante el Olympique Marseille, en un encuentro muy tranquilo para el arquero costarricense Keylor Navas.​

Todos los goles del partido llegaron en la primera mitad, con sendos dobletes del argentino Mauro Icardi (minutos 10 y 26) y de Kylian Mbappé (32, 44).

En la clasificación, el PSG se pone con 27 puntos, empezando a abrir una brecha importante con respecto a sus perseguidores. El Nantes, segundo, había perdido el viernes 1 a 0 en casa contra el Mónaco, por lo que ve ampliarse en tres unidades más, de cinco a ocho, su desventaja con el primero en esta jornada.

Las buenas noticias llegaron acompañadas de la recuperación de dos grandes estrellas ofensivas del PSG.

Cavani reapareció, jugando los veinte minutos finales, tras superar la lesión en la parte derecha de la cadera, que le había impedido estar en el campo desde el pasado 25 de agosto.

Kylian Mbappé, también recuperado de una lesión en un muslo sufrida igualmente a finales de agosto, disputó además su primer partido como titular en dos meses, aunque él ya había podido jugar en los partidos anteriores del equipo e incluso había marcado un triplete el martes en Brujas en la Liga de Campeones.

Icardi abrió el marcador en el minuto 10, con un remate de cabeza que repelió Steve Mandanda pero cuyo rechace fue de nuevo para el exatacante del Inter de Milán, que a la segundo no perdonó.

El propio Icardi amplió la cuenta de los parisinos en el 26, peinando en el área un balón colgado por el italiano Marco Verratti.

Después llegó el doblete de Mbappé, primero marcando en el 32, empujando a la red a apenas unos centímetros de la línea y sin oposición, y con un tiro desde la frontal del área (44). En ambos casos asistido por el argentino Ángel Di María.

En la segunda mitad, el PSG levantó el pie del acelerador ante un rival que no generaba peligro.

La entrada en el partido de Cavani para la recta final fue el momento más destacado de esa segunda mitad en el Parque de los Príncipes. El atacante charrúa no pudo marcar pero fue aplaudido repetidamente por la hinchada del estadio parisino.