Última Hora

Miles de personas, incluidos numerosos militantes vascos, se manifestaron el sábado en Pamplona, norte de España, en contra de las sentencias que pronunció el Tribunal Supremo español contra ocho jóvenes por haber agredido a guardias civiles en 2016.

La manifestación, que congregó a 7.500 personas según las autoridades de Pamplona, fue convocada por organizaciones separatistas vascas y partidos de izquierda como Podemos, a pesar de que el Tribunal Supremo redujo el 9 de octubre las penas impuestas por la Audiencia Nacional, instancia competente en especial en materia de terrorismo.

Los simpatizantes de los condenados todavía consideran "desproporcionadas" las penas rebajadas, que van desde un año y medio a nueve años y medio de cárcel, en comparación a la sentencia anterior de entre dos y 13 años.

Los dos guardias civiles dijeron que habían sido agredidos en octubre de 2016 en la ciudad de Alsasua, en la región de Navarra -reivindicada por los separatistas vascos-, cuando se encontraban fuera de servicio en un bar con sus compañeras sentimentales. Uno de los dos guardias tuvo que ser hospitalizado con un tobillo roto.

La fiscalía había acusado a los siete hombres y a una mujer de terrorismo. La parte civil denunciaba un ambiente de "acoso permanente" de las fuerzas de seguridad que, según esta, persiste en algunas zonas del País Vasco y de Navarra, a pesar de la disolución de la organización separatista armada vasca ETA.

La manifestación se produjo delante del tribunal provincial de Navarra en Pamplona, capital de la región, donde tendrían que haber sido juzgados los ocho jóvenes.