Última Hora

Saitama, Japón | Todavía cojeando ostensiblemente, Chris Froome está luchando por recuperarse, dijo este sábado a la AFP en Saitama, en la periferia de Tokio, para intentar ganar el próximo Tour de Francia, en un año en que también le ilusionan los Juegos Olímpicos.

Froome, ganador de cuatro Tour de Francia, tuvo un grave accidente en junio, que lo dejó maltrecho y con varias fracturas. El domingo disputará la contrarreloj por equipos del Criterium de Saitama.

"El accidente me cambió, sin ninguna duda, me dio una nueva salida en mi carrera", afirma Froome.

"Es como empezar de cero de nuevo, incluso por debajo de cero, así es como me siento", añade.

"Pero eso cambió completamente mi motivación, dándome un desafío que nunca tuve antes. Podría percibirse como una dificultad increíble, pero he tratado de dejar eso a un lado para intentar lograr algo sin precedentes", señala.

Froome tendrá 35 años cuando el Tour comience en junio en Niza.

"Tengo que conseguir un equilibrio en mis dos piernas al 50-50", afirma el corredor británico nacido en Kenia, cojeando claramente de su extremidad izquierda cuando camina.

"Todavía tengo que someterme a otra operación (en diciembre) para sacar una placa de metal y seis tornillos", explica.

- La motivación del Tour -

Antes del accidente, Froome no escondía que su objetivo era igualar los cinco Tour de Francia ganados por Eddy Merckx, Jacques Anquetil, Bernard Hinault y Miguel Indurain, pero ahora lo que quiere es simplemente poder disputarlo.

"El Tour de Francia es mi motivación, el mejor premio para mí es correrlo. Todavía es muy pronto para decir que es factible. Voy a hacer todo lo que pueda para disputarlo", explica.

Froome añade que el perfil muy montañoso del Tour de Francia de 2020 es para él una doble motivación.

"Es un Tour de Francia que no hemos visto durante décadas", afirma sobre las muchas dificultades orográficas de la carrera francesa de 21 días, que tiene más subidas de lo habitual.

"Es un Tour de Francia mucho más explosivo de lo que suele ser. Es un trazado que se parece más al de la Vuelta a España", señala.

"No es un recorrido típico con tres o cuatro días con subidas de categoría especial, hay al menos doce", indica sobre las difíciles ascensiones donde los aspirantes a ganar la clasificación general pueden realizar ataques decisivos.

"Ofrece muchas oportunidades a todos los que quieren ganar la carrera para intentar hacerse con la victoria final. Eso es lo que todos los aficionados quieren ver", analiza.

- Año olímpico -

Dave Brailsford, el jefe de Froome y el artífice de los siete Tour de Francia ganados por su equipo, dijo que el Ineos presentará en el Tour de Francia un conjunto con ciclistas completos. El ciclista británico asiente en que la formación debe acudir con un elenco equilibrado.

"Si miras la carrera, necesitaremos ciclistas muy versátiles en la selección de los ocho que correrán. Chicos que puedan hacer de todo", explica.

Cuando se le pregunta si el actual campeón del Tour de Francia, el colombiano de 22 años Egan Bernal, entra dentro de estas características, Froome sonríe.

"Egan se ha manejado muy bien y obviamente tiene la victoria en el Tour de Francia como prueba de ello este año. No es lento", explica.

En su estancia en Japón, Froome aprovechó para reconocer el circuito de la prueba de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, yendo al Monte Fuji en auto, antes de realizar la parte final de la ruta en bicicleta.

"Nunca he ganado una carrera de un día", dice Froome.

"Pero la ruta olímpica que vi el viernes es fantástica. Quiero estudiarla para saber lo que debo hacer para ganarla", concluye.