Última Hora

Un presunto traficante de personas fue detenido por la Policía de Fronteras mientras introducía al país a tres extranjeros en condición migratoria irregular, en La Cruz, Guanacaste.

Ahora el hombre de apellido Solano, no podrá acercarse a la frontera con Nicaragua, ni salir del país hasta que se resuelva la causa en su contra.

La detención de Solano, costarricense, se registró el pasado jueves en La Cruz, cuando los oficiales de la Policía de Fronteras, destacados en ese cantón, realizaban un operativo para prevenir delitos como el tráfico y trata de personas.

El sujeto conducía un automóvil en el momento en que fue interceptado en la Carretera Interamericana norte, a la altura de la entrada a Cuajiniquil.

Tras solicitar la identificación de todos los ocupantes del auto, los pasajeros de Solano resultaron ser tres ciudadanos nicaragüenses que habían ingresado de manera irregular al país.

Los extranjeros trataron de burlar los controles policiales para viajar desde Peñas Blancas hasta Liberia, a bordo del citado vehículo, para lo cual habían pagado, según dijeron, $100 dólares y ₡35.000.

En Liberia planeaban tomar un autobús con destino al Valle Central, lo cual fue evitado por las acciones preventivas de la Policía.

En cuanto al vehículo, la Policía de Tránsito realizó las boletas respectivas por licencia vencida, además decomisaron el auto a la orden de Aresep por no encontrarse autorizado para prestar servicio de transporte público.

El juez a cargo del caso ordenó que el presunto traficante de personas no se acerque a la frontera, además de que no puede abandonar el territorio nacional.